Ácido Úrico: Tratamiento Dietético en la Hiperuricemia


0.- INTRODUCCIÓN

acido_urico_gotaLa hiperuricemia -niveles altos de ácido úrico en sangre- es un trastorno relacionado con dietas inadecuadas y/o ciertas enfermedades que, de no ser tratada correctamente, puede provocar la aparición de cristales de ácido úrico en el riñón o el padecimiento de la dolorosa enfermedad conocida popularmente como gota o gota úrica.

Esta última, la también llamada artritis gotosa, es de hecho conocida como “la enfermedad de los reyes”, pues era padecida con frecuencia tanto por papas como por grandes monarcas -como el caso de Felipe II de España o Luis XIV de Francia-, dada su alimentación excesivamente inadecuada.

Pero dejemos a un lado a éstos y veamos qué es la hiperuricemia, su posible evolución hasta gota úrica, las causas dietéticas que pueden desencadenar su aparición así como la alimentación adecuada para tratarla.

 

1.- CONCEPTO DE HIPERURICEMIA Y GOTA ÚRICA

La hiperuricemia es un trastorno que se caracteriza por la presencia de niveles altos de ácido úrico en sangre; concretamente, cantidades superiores a 7 mg/dl en hombres y 6 mg/dl en mujeres.

Este aumento de ácido úrico suele deberse, con frecuencia y entre otras causas, tanto a una ingesta elevada de purinas en la dieta como a un elevado consumo de alcohol en la misma, lo que implica la necesidad, junto al tratamiento farmacológico específico, de un tratamiento dietético que aborde y ayude a revertir la situación.

Por su parte, la gota es un trastorno que se da como consecuencia de sufrir hiperuricemia de forma mantenida en el tiempo -aunque no se deba exclusivamente a esta causa-, produciéndose precipitación de cristales de urato sódico en las articulaciones (especialmente en la de los dedos de la mano y el pie), los cuales provocan dolor acusado e incapacidad articular.

 

2.- ALIMENTACIÓN Y ÁCIDO ÚRICO

Existen diferentes factores en la alimentación que provocan o facilitan la hiperuricemia, como han demostrado distintos estudios. Entre ellos están:

 

2.1.- CONSUMO DE ALIMENTOS RICOS EN PURINAS

acido_urico_alimentos_purinasEn primer lugar, el consumo continuo de alimentos con niveles altos de purinas en su composición provoca un aumento de los niveles de ácido úrico en sangre, lo que hace aconsejable evitar los mismos especialmente si ya se padece hiperuricemia.

Entre estos alimentos encontraríamos principlamente aquellos de origen animal, destacando las vísceras, el marisco –como los mejillones enlatados-, diferentes pescados -como las anchoas, los arenques o las sardinas-, las carnes y productos elaborados con las mismas.

Del mismo modo, aunque conteniéndolas en menor medida, encontraríamos  purinas en su composición en algunas legumbres y verduras.

 

2.2.- CONSUMO DE ALIMENTOS ACIDIFICANTES DE LA ORINA

En segundo lugar, existen alimentos que provocan un aumento en la acidificación de la orina, lo que reduce la solubilidad del ácido úrico en la misma, reduciendo su excreción.

Además, de mantenerse unos niveles altos de ácido úrico en sangre con una escasa formación urinaria, siendo ésta excesivamente ácida, no sólo se reduciría su solubilidad y excreción, sino que podrían llegar a formarse cristales de ácido úrico (litiasis úrica) a nivel renal.

 

2.3.- CONSUMO ELEVADO DE ALCOHOL

A través de distintos mecanismos, el consumo de alcohol provoca un aumento de los niveles de ácido úrico en sangre.

De entre las distintas bebidas alcohólicas, la cerveza es particularmente inapropiada al presentar tanto niveles elevados de purinas en su composición como cantidades variables de alcohol (generalmente entre un 4 y un 12% del volumen total).

 

2.4.- CONSUMO DE ALIMENTOS PROTEICOS

Distintos estudios han contrastado igualmente la relación entre el consumo de proteínas y un aumento de los niveles de ácido úrico en sangre.

Esto podría deberse, entre otras causas, a la acción acidificante de la orina que provoca el consumo de determinados alimentos proteicos, lo que reduciría la solubilidad del ácido úrico a nivel renal y, por consiguiente, su eliminación en la orina. Si a esto añadimos el contenido en purinas presente en los mismos, el aumento en el ácido úrico es más que comprensible.

 

2.5.- CONSUMO DE AZÚCARES EN LA DIETA

Por su parte, el consumo de hidratos de carbono simples, en particular de azúcar refinada así como de fructosa –utilizada como sustituto de ésta-, puede también elevar los niveles de ácido úrico, sobretodo en individuos susceptibles a esto.

 

3.- ABORDAJE DIETÉTICO DE LA HIPERURICEMIA

Existen diferentes actuaciones destinadas a reducir los niveles de ácido úrico mediante medidas dietéticas, si bien el tratamiento de la hiperuricemia no es tan destacable como otros abordajes dietéticos al verse limitado por el hecho de que una parte importante del ácido úrico circulante procede de fuentes endógenas –esto es, del propio organismo-.

Entre ellas encontramos:

 

3.1.- REDUCIR EL CONSUMO DE ALIMENTOS RICOS EN PURINAS

acido_urico_purinasRestringir el consumo de purinas procedentes de la alimentación en lógicamente una de las prácticas dietéticas más comúnmente utilizadas, pues favorece una reducción en el ácido úrico circulante de hasta un 20% del total.

Esta práctica, eso sí, no se hace sino parcialmente, al ser estas restricciones difícilmente mantenidas dentro de unas prácticas dietéticas normales.

Por ello, lo que se hace es reducir (no restringir totalmente) el consumo de los mismos, desarrollando el plan dietético con un volumen menor de ellos para reducir así su frecuencia de consumo y mejorar el estado clínico.

 

3.2.- AUMENTAR EL CONSUMO DE ALIMENTOS BASIFICANTES

Dada su capacidad para mejorar la solubilidad del ácido úrico en orina y así su excreción, es recomendable aumentar el consumo de alimentos basificantes cuyo contenido en purinas no sea elevado.

Por otro lado, el consumo  de aguas bicarbonatadas es igualmente beneficioso para aumentar la excrección urinaria y reducir el riesgo de aparición de cristales de ácido úrico en el riñón.

 

3.3.- RESTRINGIR EL CONSUMO DE PROTEÍNAS

Por otro lado, una reducción en el consumo de proteínas es otra de las prácticas recomendables dada su posible relación con los niveles de ácido úrico. Por supuesto, esta restricción deberá centrarse principlamente en aquellos alimentos proteicos ricos en purinas y con poder acidificante de la orina, aumentando la importancia de un tratamiento dietético correctamente diseñado.

 

3.4.- DIETA HIPOENERGÉTICA EN PACIENTES OBESOS

acido_urico_verduras_hipoenergeticasOtras de las prácticas dietéticas que podrían favorecer un descenso en los niveles de ácido úrico, según los estudios, es el seguimiento de una dieta baja en energía, grasa e hidratos de carbono simples, tomando dichos hidratos de carbono en su formas integrales.

Este tratamiento favorecería una pérdida de peso y una mayor sensibilidad a la insulina, lo que mejoraría la excreción de ácido úrico en pacientes obesos.

Hay que tener en cuenta que estos cambios dietéticos aumentarían la proporción de proteínas consumidas en la dieta, por lo que un control en el diseño del plan dietético sería nuevamente necesario a fin de reducir el impacto de estas modificaciones.

 

3.5.- RESTRINGIR EL CONSUMO DE ALCOHOL

Restringir totalmente –o, en su defecto, reducir parcialmente- el consumo de alcohol, especialmente alcoholes fuetes y cerveza, es otra de las prácticas efectivas comúnmente utilizadas en el abordaje dietético de la hiperuricemia, al así evitar que éstos aumenten los niveles circulantes de ácido úrico en sangre.

 

3.6.- REDUCIR EL CONSUMO DE SAL

Por último, si reducimos el consumo de sal común, junto con el aumento del consumo de agua, aumentaríamos la producción y excreción de orina, lo cual mejoraría la eliminación de ácido úrico con la misma.

 

4.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo I. Bases Fisiológicas y Bioquímicas de la Nutrición. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.
– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo IV. Nutrición Clínica. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *