Alimentación en el Ciclismo y Deportes de Resistencia


INTRODUCCIÓN

El deportista profesional es hoy día más completo de lo que lo era en el pasado, alcanzando la perfección en un mayor número de áreas para lograr la máxima competitividad.

Los métodos de entrenamiento, la alimentación, la preparación antes y durante la temporada… todas son facetas de un trabajo encaminado a un único fin: superarse a uno mismo para así superar a los demás.

Este grado de perfeccionamiento hoy día no se acota únicamente al deportista profesional: cada día más aficionados, ya sean amateur o semi-profesionales, buscan este refinamiento en las distintas áreas personales.

Pero centrándonos en la nutrición, ¿cuál es su papel en la preparación física y qué beneficios puede aportarnos?

 

INDICE GENERAL

1.- LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN

Tan importante es tener un buen equipo y un buen entrenamiento para poder rendir en las carreras, como muy muy importante es también tener una buena alimentación, que ese rendimiento dé fruto”.

Son palabras de Alberto Contador al hablarnos sobre su alimentación. Y es que ésta ya se considera hoy día, con motivos más que suficientes, como una parte fundamental de la preparación del deportista.

Con el mismo grado de entrenamiento, sin los nutrientes necesarios y una alimentación ajustada a cada momento del día, el cuerpo no será capaz de formar la misma masa muscular, recuperar las reservas de energía gastadas, estar del mismo modo preparado ante una dura etapa o mantenerse al mismo nivel durante los mismos años.

 

2.- LA ALIMENTACIÓN BÁSICA EN EL CICLISMO Y DEPORTES DE RESISTENCIA

Podemos tomar la alimentación de los ciclistas profesionales como una muestra perfecta de los patrones y nutrientes necesarios en deportes de resistencia. ¿Cuáles son los aspectos más destacados de este tipo de dietas?

Como punto de partida, se caracterizan por una alimentación rica en hidratos de carbono –arroz, pastas, tubérculos…-, cuyo elevado aporte energético es lo más representativo en este tipo de dietas.

No pueden faltar proteínas de alto valor biológico –consumidas a un nivel superior al de la población general- para lograr así recuperar y mantener la masa muscular tras las largas sesiones de entrenamiento y competición.

El consumo de grasas saludables, procedentes de frutos oleaginosos y semillas -ricos en omega-3 y grasas mono y poliinsaturadas-, está cuidadosamente controlado para evitar posibles carencias y a la vez conseguir que su consumo no perjudique al rendimiento.

Y aunque es algo común, no debe descuidarse el aporte de alimentos ricos en vitaminas (B1, B6, C, E…) y minerales (como el calcio, potasio o el hierro). De ahí la necesidad de un consumo elevado de frutas, verduras, frutos secos… Sin ellos, tomados en suficiente medida, el organismo no funcionará con la misma eficiencia a pesar de ofrecerle en cantidades suficientes proteínas o hidratos de carbono, y sufrirá un mayor grado de estrés, oxidación y envejecimiento.

Para acabar, tampoco debe faltar nunca una correcta hidratación antes, durante y tras el ejercicio, que podemos completar con suplementos y otras ayudas ergogénicas (como los geles o la creatina), si bien una alimentación adecuada hará prescindible el uso forzoso de estas ayudas.

 

3.- YENDO MÁS ALLÁ: OPTIMIZACIÓN DE LA ALIMENTACIÓN

Si bien lo comentado es la base de la alimentación en resistencia, esto no es sino la punta del iceberg.

La hora de la toma de los diferentes alimentos según sus nutrientes, la periodización de los hidratos de carbono, la planificación en los cambios en la alimentación según el momento de la temporada, las cargas de glucógeno o el aprovechamiento de las ventanas anabólicas tras el ejercicio son algunos de los puntos que los profesionales de la nutrición debemos tener en cuenta y controlar para alcanzar el mayor grado de perfección y rendimiento en el entrenamiento y en competición.

Pero de todo esto hablaremos más en profundidad en otros artículos; baste por el momento para comenzar a mostrar el valor y los entresijos de la alimentación en la cumbre de los deportes de resistencia.

 

Y recuerda que si deseas controlar tu alimentación para un mejor rendimiento, la optimización del uso de suplementos, mejorar tu musculatura o un aumento de tu resistencia o fuerza, cuentas con mis tratamientos para deportistas y musculación ¡para que no encuentres límites a tus objetivos!

 

BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo III. Nutrición humana en el estado de salud. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.
– Villegas García, J.A, Zamora Navarro, S. Necesidades nutricionales en deportistas. Archivo de medicina del deporte, Vol. VIII – nº 30. 1991.
– Peter W.R. Lemon. Efectos del Ejercicio sobre el Metabolismo de las Proteínas. Resúmenes del 1er Simposio Internacional de Nutrición Deportiva. Bases de Nutrición Deportiva para el Nuevo Milenio. Biosystem Servicio Educativo (Ed.), pp: 120-134. 1997
– Bean, Anita. La guía completa de la nutrición del deportista. Editorial Paidotribo. 2005.
-Grandjean AC, Ruud JS. Nutrition for cyclists. Clin Sports Med. 1994 Jan;13:235-47.

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista