Alimentación y Envejecimiento


INTRODUCCIÓN

Alimentacion en Personas MayoresEl envejecimiento es un proceso biológico necesario que todos los seres vivos experimentan pero cuyo grado de evolución y padecimiento varía en función de distintos factores, entre los que se encuentran la alimentación del individuo, la actividad física o la relación con el entorno a lo largo de todas las etapas vitales.

Es importante conocer qué cambios se dan en nuestro organismo con la edad y su repercusión en la salud y la alimentación, así como las formas en las que ésta puede ayudarnos a ralentizar los procesos degenerativos.

Para ello, en este artículo vamos a entender qué es el envejecimiento, los procesos degenerativos que experimentamos con él, así como su relación con la alimentación y cómo ésta puede ayudarnos a sufrirlo con menos gravedad.

ÍNDICE GENERAL:

1.- CONCEPTO DE ENVEJECIMIENTO

Desde el nacimiento hasta alrededor de los 25 años, el cuerpo sufre una serie de cambios fisiológicos evolutivos hasta alcanzar la madurez del organismo. Desde ese punto, los procesos metabólicos relacionados con el anabolismo (de regeneración celular) disminuyen, a la par que aumentan los cambios catabólicos (o degenerativos).

Podría delimitarse este punto como el inicio del proceso de envejecimiento fisiológico, que si bien tienen relación con el paso de los años a lo largo de la vida, no debe considerarse por éstos, ya que la edad cronológica no siempre coincide con la fisiológica, presentando personas de la misma edad características muy distintas en cuanto a su salud.

A la hora de hacer una diferenciación, podríamos considerar como “persona mayor” a los mayores de 60-65 años, si bien, a la hora de evaluar los cambios en los requerimientos nutricionales en los distintos grupos de población, éstos se ven ya modificados desde los 50 años, habiendo recomendaciones posteriores bien desde los 60 años (Ingestas Recomendadas para la Población Española), bien desde los 70 (Ingestas Dietéticas de Referencia).

 

2.- CONSECUENCIAS FISIOLÓGICAS DEL ENVEJECIMIENTO

personas mayoresEl envejecimiento está definido por una disminución en las capacidades funcionales del individuo provocada por un deterioro físico progresivo.

Si bien este deterioro es inevitable, un estilo de vida saludable es capaz de mejorar la evolución del envejecimiento, disminuyendo la aparición y el grado de las enfermedades y otros trastornos relacionados con el mismo, mejorando así la calidad de vida del individuo.

Podemos mencionar, entre los cambios que se dan durante el envejecimiento:

 

2.1.-CAMBIOS EN LA COMPOSICIÓN CORPORAL

Con un descenso en el porcentaje muscular (que se ve acrecentado si no se mantiene la actividad física y una dieta rica en proteínas), un descenso de la densidad ósea (con desmineralización y riesgo de osteoporosis), un menor volumen en agua y un aumento de la masa grasa.

 

2.2.-CAMBIOS EN LOS ÓRGANOS SENSITIVOS

Con pérdidas en la visión, audición o en el sentido del gusto y el olfato.
En relación con la alimentación, el descenso del gusto y el olfato provocan que los alimentos sean menos apetitosos, reduciéndose su consumo.
Del mismo modo, el consumo de sal y productos que lo contienen en grandes cantidades suele aumentar para incrementar la percepción del sabor de los alimentos, lo que de no ser debidamente controlado puede traer problemas relacionados con la presión sanguínea o el sistema circulatorio.

 

2.3.-CAMBIOS DIGESTIVOS Y METABÓLICOS

Con el avance de la edad, se da una menor motilidad intestinal y un peor proceso de digestión y de absorción de nutrientes. Los procesos de estreñimiento son mayores si se reduce el consumo de agua y fibra dietética, algo común a etapas avanzadas.

Del mismo modo, se dan alteraciones en el metabolismo de la glucosa (principalmente) y en el metabolismo proteico y lipídico, con un descenso en el metabolismo basal de hasta el 25% desde el inicio de la etapa de envejecimiento.

 

2.4.-CAMBIOS EN LA FUNCIÓN RENAL

La función renal se ve disminuida, siendo los procesos de filtrado y excreción de sustancias de desecho menos óptimos. En el peor de los casos, podría llegar a darse insuficiencia renal crónica de evolucionar negativamente y mantenerse en el tiempo.

 

2.5.-CAMBIOS EN LOS SISTEMAS INMUNITARIO, CARDIOVASCULAR Y NERVIOSO

Con la edad se dan cambios en el sistema inmunitario, produciéndose un descenso de las defensas y una mayor propensión a padecer enfermedades con peor pronóstico.

Los cambios en el sistema cardiovascular tienen relación con un aumento de la rigidez de los vasos sanguíneos, mayor fragilidad de éstos, niveles de presión arterial elevados, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia

Los cambios en el sistema nervioso tienen relación con pérdidas en la función cognitiva, motora, del sueño o la conducta, y la aparición de enfermedades neurodegenerativas como la demencia senil o el Alzheimer.

3.- RELACIÓN ENTRE ALIMENTACIÓN Y ENVEJECIMIENTO

Se sabe que la alimentación, entre otros factores, tiene relación con el envejecimiento fisiológico; aunque esta información es hoy día aún escasa, diversos estudios, tanto sociológicos como con animales, han permitido conocer determinados hábitos dietéticos que podrían ser de gran interés a este respecto, entre los que destacamos dos puntos:

 

3.1.- ALIMENTACIÓN Y GRADO DE ENVEJECIMIENTO

alimentacion_personas_mayoresEl primero de los puntos tiene que ver con la velocidad a la que envejecemos y la duración del proceso vital.

Se ha comprobado que dietas con baja energía pero que aportan todos los nutrientes para el desarrollo del animal favorecen una evolución más lenta del crecimiento a lo largo de toda la vida y una mayor duración de la misma.

Aumentar la esperanza y calidad de vida de la población es algo que podría conseguirse, por tanto, abandonando el rumbo de la moderna dieta occidental y redirigiendo nuestra alimentación en base a los patrones de la dieta mediterránea de principios del siglo XX.

 

3.2.- ALIMENTACIÓN Y APARICIÓN DE ENFERMEDADES CON LA EDAD

En segundo lugar, la alimentación parece tener consecuencias en la aparición de enfermedades a lo largo de la vida.

Se ha visto que el seguimiento de una dieta saludable como la mediterránea (baja en grasas saturadas y rica en fruta, verduras y legumbres), con un consumo moderado de alcohol, sin consumo de tabaco y con actividad física moderada tiene relación con bajos índices de mortalidad global por causas cardiovasculares o tumorales (comprobado en un estudio a 10 años).

 

4.- CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN CON EL ENVEJECIMIENTO

Dadas las alteraciones fisiológicas a las que tenemos que enfrentarnos durante el proceso de envejecimiento, nuestra dieta y forma de alimentarnos debe variar para permitirnos mantener una nutrición adecuada en una etapa en la que ésta es importantísima para evitar la aceleración de los procesos degenerativos.

En primer lugar, debemos cubrir una variedad de nutrientes cuyas necesidades varían a lo largo de las distintas etapas de la edad adulta, lo que, en ocasiones, requiere de un tratamiento dietético adecuado para asegurar su aporte.

Por otro lado, se producen cambios en la capacidad para digerir y aprovechar los alimentos, lo que obliga en ocasiones a excluir de la dieta ciertos alimentos, sustituirlos por otros que cubran los nutrientes que éstos aportaban, prepararlos en formas más digeribles o adoptar una serie de hábitos dietéticos que hasta entonces no habían sido necesarios.

La correcta aplicación de estas medidas permitirá mantener un estado de salud en un grado más óptimo, reduciendo así el padecimiento de la vejez y retardando la aparición de enfermedades relacionadas con la edad.

 

No olvides, para finalizar, que puedes conseguir una alimentación sana y equilibrada para cualquier edad, pero  especialmente apropiada para personas mayores, con la dieta tradicional mediterranea y para personas mayores, ¡para que disfrutes de la alimentación a cualquier edad!

 

5.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo III. Nutrición Humana en el Estado de Salud. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.

 

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista