Hipercolesterolemia: Prevención y Tratamiento


INTRODUCCIÓN

colesterol_alto_hipercolesterolemiaLa hipercolesterolemia es un trastorno frecuente en nuestro país y en otras sociedades occidentales; de hecho, las enfermedades cardiovasculares, muchas de ellas íntimamente relacionadas con la hipercolesterolemia, son la principal causa de muerte en nuestro país.

Afortunadamente, si bien con la dieta la reducción del colesterol no es muy alta (supone aproximadamente una reducción de un 20%), podría permitir reducirlo sin tomar medicamentos para ello, cuando no ser un muy recomendado tratamiento complementario al farmacológico.

Así, veamos qué es la hipercolesterolemia, las medidas para evitarla y los consejos dietéticos efectivos para tratarla y reducirla.

ÍNDICE GENERAL:

1.- HIPERCOLESTEROLEMIA Y SU RELACIÓN CON LA ARTERIOESCLEROSIS

La hipercolesterolemia es un trastorno causado por un exceso de colesterol circulante en sangre, en concreto, el unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL-c), moléculas responsables de distribuir el colesterol a los tejidos periféricos.

Cuando hay un exceso de colesterol en sangre, ya sea por un consumo excesivo en la alimentación y/o por factores genéticos, el colesterol tiende a acumularse en las paredes arteriales donde se ha producido algún daño, formando primero estrías lipídicas y posteriormente placas fibrosas conocidas como placas de ateroma, las cuales disminuyen el ancho arterial y pueden ocasionar, al desprenderse, taponamiento del torrente circulatorio y episodios isquémicos, esto es, infartos cerebrales o cardiovasculares, entre otros.
colesterol _alto_placa_ateroma
Este proceso de daño arterial y formación de las placas de ateroma es conocido como arterioesclerosis, íntimamente relacionado con un exceso de colesterol LDL y niveles bajos de colesterol HDL (responsable de retirar el colesterol periférico y transportarlo hasta el hígado, para su almacenamiento o metabolización), siendo el precedente de la gran mayoría de los llamados procesos isquémicos, lo que deja clara la relación entre los niveles sanguíneos elevados de colesterol y su peligrosidad.

Por suerte, existen factores dietéticos y conductuales protectores que reducen el riesgo de padecer dicho proceso, como veremos en el siguiente punto.

 

2.- CONSEJOS DIETÉTICOS EN LA PREVENCIÓN Y EL TRATAMIENTO DE LA HIPERCOLESTEROLEMIA

Hoy día se sabe que la puesta en marcha desde la infancia de medidas preventivas contra la hipercolesterolemia y la arterioesclerosis permite retrasar la aparición de la enfermedad y el pronóstico de la misma.

Las medidas preventivas deben iniciarse ya desde los 2-3 años de edad, pues se sabe que el inicio de la arterioesclerosis (en concreto, las estrías lipídicas) aparecen ya a dichas edades (se ha encontrado daño arterial, incluso, en fetos). La evolución del proceso, mediante la aparición de placas de ateroma, es común ya desde la adolescencia, lo que de no ser convenientemente tratado evolucionará hasta un posible proceso isquémico.

Por supuesto, si ya se ha diagnosticado una hipercolesterolemia, es más que aconsejable seguir estas medidas si aún no se habían puesto en práctica.

Las principales medidas preventivas son el control dietético y la práctica de hábitos de vida saludable, mientras que el tratamiento dietético de la hipercolesterolemia incluiría también la toma de suplementos dietéticos, en su caso, los fitoesteroles.

Veámoslo:

 

2.1.- CONTROL DIETÉTICO

Si bien un exceso de colesterol en sangre puede estar provocado en gran medida por factores genéticos, el control dietético es necesario en todos los casos:

-El control de los lípidos es la base del tratamiento dietético, lo que se consigue mediante el seguimiento de las recomendaciones para la población general; en concreto, se acota la ingesta de lípidos entre un 30 y un 35% de la energía total consumida, obteniéndose menos de un 7% procedente de ácidos grasos saturados, evitando los ácidos grasos trans (suponiendo menos de un 1%), y tomando menos de 200mg/día de colesterol con la alimentación.
De forma práctica, un descenso en el consumo tanto de carne, embutidos, lácteos y huevos es lo más aconsejable a este respecto.

colesterol_alto_omega-3_verduras-Por su parte, el consumo elevado de alimentos de origen vegetal ricos en fibra y antioxidantes (vitaminas y sustancias antioxidantes) previene la oxidación de las LDL-c necesaria para la formación de las placas de ateroma, siendo conveniente tomar fruta y verdura al menos cinco veces al día, algunas de ellas en sus formas crudas.

-Por otro lado, el consumo de ácidos grasos omega-3 (ácido α-linolénico, EPA y DHA) procedente de sus fuentes naturales (como el pescado azul, el aceite de lino o las nueces) se ha mostrado beneficioso para reducir los niveles de LDL-c y aumentar los de HDL-c, siendo su consumo, así, un factor protector frente al riesgo cardiovascular.
Este efecto no parece reproducirse, al menos de igual manera, con los suplementos dietéticos, por lo que una vez más las fuentes naturales son las de elección.

-Por último, el consumo moderado de alcoholes de baja graduación, y en especial de vino tinto, se ha demostrado beneficioso al aumentar los niveles de HDL-c en sangre, por lo que su consumo (siempre moderado y sólo en adultos, por supuesto) es más que recomendable, además de un placer.
Únicamente estaría desaconsejado si además de hipercolesterolemia se padeciese hipertrigliceridemia (niveles altos de triglicéridos en sangre), ya que el alcohol podría aumentar los niveles de estos últimos.

 

2.2.- HÁBITOS SALUDABLES RECOMENDABLES

colesterol_alto_ejercicioDel mismo modo, existe una serie de hábitos que pueden ayudar en la prevención de los niveles excesivamente altos de colesterol:

-En primer lugar, la práctica regular de ejercicio físico es una herramienta importante a tener en cuenta.
Se sabe que ésta ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre, reduciendo los niveles de LDL-c y aumentando los de HDL-c, siendo un factor preventivo en las enfermedades cardiovasculares.

-Por su parte, el consumo de tabaco y la exposición al humo de éste, una vez más, es completamente desaconsejable al reducir los niveles de HDL-c, siendo así, como hemos visto, un factor claro de riesgo cardiovascular.

 

2.3.- SUPLEMENTOS DIETÉTICOS: LOS FITOESTEROLES

Existen sustancias capaces de reducir la absorción del colesterol y así reducir sus valores en torno a un 10-20% en el colesterol total y una disminución del 10% en el colesterol LDL, siendo inocuas para el organismo: son los llamados fitoesteroles.

Estas sustancias, presentes en los alimentos vegetales (fruta, verduras, frutos secos y especialmente en aceites vegetales), tienen una estructura molecular muy similar a la del colesterol, lo que hace sospechar que su mecanismo de acción viene dado al competir por la absorción con éste y otras sustancias de naturaleza similar (como la vitamina A, que habrá que consumir en mayor medida para compensar la menor absorción), desplazándolo desde las micelas mixtas.

colesterol_alto_fitoesterolesPara que los fitosteroles sean realmente efectivos en la reducción del colesterol, debe consumirse con la dieta más de 1g/día (se recomiendan entre 1’5 y 3g/día, sin superarlos para evitar efectos adversos), valores que por medio de la dieta son complicados de alcanzar (incluso en dietas vegetarianas).

Por ello, para obtener tales beneficios, suelen ser consumidos ya sea como complementos dietéticos o ya adicionados a distintos tipos de alimentos, siendo muy común su comercialización en lácteos, como los yogures líquidos.
Además, no es estrictamente necesario que las dietas sean ricas en grasas y colesterol para que ejerzan su efecto, ya que en tales casos dificultan la reabsorción pero del colesterol biliar, teniendo el mismo efecto positivo.

 

Por último, no olvides que si deseas seguir un tratamiento profesional de calidad para combatir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares, cuentas con mis tratamientos para el colesterol, hipertensión, ácido úrico y dislipemias, ¡para que disfrutes de muchos años de felicidad y buena salud!

 

3.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo III. Nutrición en el Estado de Salud. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.

– Robert J Moffatt, Ph.D., M.P.H., Sara A Chelland, M.S., Deborah L Pecott, M.S., Bryant A Stamford, Ph.D. Acute exposure to environmental tobacco smoke reduces HDL-C and HDL2-C. Preventive Medicine, Volume 38, Issue 5, May 2004, Pages 637–641.

– José A. García Delgado; Pablo L. Pérez Coronel; Juan Chí Arcia; Jacqueline Martínez Torrez; Isis Pedroso Morales. Efectos terapéuticos del ejercicio físico en la hipertensión arterial. Revista Cubana de Medicina, v.47 n.3 Ciudad de la Habana jul.-sep. 2008.

– Teresa Sanclemente, Iva Marques-Lopes, Marta Fajó-Pascual, José Puzo. Beneficios dietéticos asociados a la ingesta habitual de dosis moderadas de fitoesteroles presentes de forma natural en los alimentos. Clínica e Investigación en Arterioesclerosis, Vol. 24. Núm. 01. Enero-Febrero 2012.

– Johanna Romero Palacio, Elsa María Vásquez Trespalacios. Fitoesteroles y Fitoestanoles: eficaces para disminución de lípidos plasmáticos. Revista CES Salud Pública, Volumen 3, Número 2, Julio-Diciembre 2012, pág. 165-173.

 

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista