Consejos Dietéticos: Embarazo


INTRODUCCIÓN

embarazo_01El embarazo es un estado fisiológico complejo en el cual la madre ve incrementadas sus necesidades nutricionales para permitir el crecimiento y desarrollo del feto y el lactante, así como para adaptarse a los cambios necesarios durante ese periodo.

La madre no tendrá que comer por dos, como se suele decir; el cambio no deberá ser tanto cuantitativo como cualitativo, centrándose los cambios en el régimen alimentario más en el volumen de nutrientes que en la cantidad total de comida ingerida.

Para ello, la madre comúnmente deberá modificar ligeramente su alimentación, lo que conllevará una serie de cambios que, por otro lado, podrían mejorar sus hábitos dietéticos.

ÍNDICE GENERAL:

1.- HABITOS ALIMENTARIOS SALUDABLES

La adopción de cambios saludables en la alimentación favorecerá la presencia de un mayor volumen y variedad de nutrientes para la madre, lo que en conjunto no sólo la favorecerá a ella sino también al feto y futuro bebé.
A fin de satisfacer estas necesidades, hay una serie de consejos que ayudará a la futura madre a alimentarse de forma correcta. Estos son los representados en las conocidas pirámides de alimentos, que aconseja una serie de raciones diarias o semanales entre las que moverse. Estas son:

-Como base de la alimentación, se encontrarán los cereales y la patata: pan, pasta, patatas y arroz, cuya toma recomendada será de 4 a 6 raciones/día.
-Conjuntamente, se recomienda un consumo de verduras y hortalizas de más de 2 raciones/día, tanto crudas (en forma de ensaladas) como cocinadas.
-La fruta será recomendable tomarla hasta en más de 3 raciones/día, si bien esta puede ser ingerida en forma de zumos o batidos.
-El aceite de oliva será tomado entre 3 y 6 raciones/día, siendo el aceite básico para cocinar.
-La leche y sus derivados deberá tomarse entre 2 y 4 raciones/día, siendo así la principal fuente de calcio.
-Ya semanalmente, el pescado deberá tomarse de 3 a 4 raciones/semana, siendo preferiblemente dos de éstas de pescado azul.
Carnes magras, aves y huevos entre 2 y 4 raciones de cada uno/semana.
Las legumbres, fuentes de proteínas vegetales y hierro, se tomarán preferiblemente de 3 a 4 raciones/semana.
Frutos secos: 3-7 raciones/semana, muy beneficiosas por su buen aporte en minerales.
Embutidos, carnes grasas, dulces, snacks, bollería y refrescos se verán reducidos a un consumo ocasional y moderado.

Si bien no siempre es fácil modificar la alimentación habitual para alcanzar estos objetivos, si es recomendable ir adaptándola paulatinamente a fin de conseguir acercarse lo más posible a éstos, lo que recompensará al organismo con un mayor volumen y equilibrio de nutrientes.

Las tomas serán de 5 a 6 diarias, divididas normalmente en desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.
El volumen de estas comidas será similar, siendo las mayores ingestas las del almuerzo y la cena, si bien es aconsejable adaptar al cuerpo a pequeños volúmenes en cada comida, lo que favorecerá las digestiones.

Por otro lado, el consumo de alimentos integrales aumentará el aporte de nutrientes.

Por último, será aconsejable proponerse consumir alimentos vegetales de procedencia ecológica, cuyo volumen en nutrientes es presumiblemente mayor, si bien con las carnes, huevos y lácteos también se recomiendan que su procedencia sea de animales criados en libertad y de la forma más natural posible (alimentados con pastizales, de granjas ecológicas o que no mantengan encerrados a los animales), ya no sólo por lo poco ético de las crías en jaulas (como las granjas intensivas de aves o cerdos), sino por el mayor valor nutricional de estos productos.

 

2.- ALIMENTOS DESACONSEJADOS

Durante este periodo, existe una serie de alimentos cuyo consumo está totalmente desaconsejado, dada la posibilidad de contener patógenos perjudiciales para el feto.
Algunos de ellos son:
embarazo_10
Carnes crudas o poco hechas: Las carnes crudas o poco hechas, incluyendo embutidos, son alimentos desaconsejados durante el embarazo, dada la posibilidad de contener patógenos como toxoplasma gondii o listeria. Evita su consumo en crudo o cuando no estén bien cocinados y, en el caso del jamón serrano, tómalo sólo cuando ha sido envasado al vacío o cocinado.

Pescado y mársico crudo: pueden contener anisakis, entre otros patógenos (como la propia listeria), por lo que su consumo en crudo (ostras, sushi, salmón ahumado, etc.) está totalmente desaconsejado.

Lácteos no pasteurizados: Pueden contener listeria, lo que los hace totalmente desaconsejables.

Huevo crudo: Puede estar contaminado por salmonella, por lo que su consumo, así como el de las mayonesas caseras y otros productos que lo contengan, está también desaconsejado.

Frutas y verduras sin lavar: Puede contener un amplio espectro de tóxicos y patógenos, por lo que se recomienda lavarla bien, a ser posible con unas gotas de lejía o vinagre.

Con la cocción adecuada de los alimentos (o su limpieza y desinfección, en caso de frutas y verduras que vayan a consumirse crudas) se pueden eliminar patógenos que podrían ser perjudiciales para el feto.
Es aconsejable, del mismo modo, cocinar y comer con las manos limpias, evitar la contaminación cruzada (que no entren en contacto alimentos crudos y cocinados, ya sea directamente o a través de tablas para cortar, platos o instrumentos como cuchillos), y evitar consumir alimentos que lleven demasiado tiempo hechos desde el momento de su cocción.

 

3.-OTRAS SUSTANCIAS A EVITAR: ALCOHOL, CAFÉ Y TABACO

Desde el momento en el que se inicia el proceso de concepción, sería recomendable la abstinencia en el consumo de sustancias que puedan dañar al feto. Algunas de ellas son el alcohol, el café y el tabaco, entre otras drogas:

Alcohol: Su consumo puede conllevar una serie de alteraciones en el desarrollo, especialmente durante el momento de la concepción y primer trimestre, tales como alteraciones del crecimiento (riesgo aumentado visiblemente desde las 2 copas/día), malformaciones (riesgo claro con más de 6 copas/día), alteraciones de la conducta o síndrome alcohólico fetal, entre otros riesgos.
Por ello, su consumo está totalmente desaconsejado.

Café y bebidas con cafeína: La cafeína pasa fácilmente la placenta, siendo su concentración en los tejidos fetales, líquido amniótico, y sangre sólo ligeramente inferior a la de la sangre materna. El feto no puede metabolizar las metilxantinas del café hasta el momento del nacimiento, lo que en conjunto con lo anteriormente mencionado condiciona que el feto esté expuesto durante un largo periodo a la acción de la cafeína.
Así, la cafeína puede provocar una serie de consecuencias indeseadas si el consumo de café es elevado, como aborto espontaneo, malformaciones congénitas, bajo peso al nacer o muerte fetal, si bien, consumido con moderación, no se encuentra asociación con estos trastornos, aunque sí dificulta la absorción de hierro y zinc en el intestino.
embarazo_11
Tabaco: El consumo de tabaco disminuye la oxigenación de tejidos de la madre y el feto, así como también puede provocar alteraciones o consecuencias indeseables tales como bajo peso al nacer, problemas en el desarrollo psicomotor, alteraciones de la conducta, nacimiento prematuro, abortos espontáneos o nacimiento sin vida.
Por ello, una vez más, su consumo está totalmente desaconsejado.

 

4.-PLANTAS MEDICINALES Y ESPECIAS DESACONSEJADAS

Las plantas medicinales son una herramienta muy útil usada por el ser humano, sin embargo, durante el embarazo hay determinadas plantas cuyo consumo no está aconsejado por contener sustancias abortivas o tener efectos indeseados.
Si bien pequeñas dosis de la mayoría de ellas no implican un riesgo, altas dosis o la toma de aceites esenciales de plantas aromáticas pueden ser perjudiciales para el feto y la madre.

Algunas de las plantas comúnmente desaconsejadas son:

Romero -Verbena -Tarranguillo -Perejil
-Tanaceto –Hinojo -Fárfara -Colocasia
-Boldo -Matapollo -Hierba de San Juan -Hibisco
-Ruda -Sésamo -Vinca -Sabina
-Acónito -Escobón -Gayuba -Colquico
-Nueza -Orégano -Comino -Ajedrea
-Jengibre –Salvia -Lavanda -Ajenjo
-Menta -Hisopo -Albahaca -Sen
-Cáscara Sagrada -Frágula -Amapola –Artemisa
-Castaño de Indias -Cúrcuma -Angélica -Muérdago
-Nuez moscada -Poleo Menta -Tuya -Ruibalbo
-Bardana -Onagra –Manzanilla -Pasiflora
-Regaliz -Ulmaria -Cimífuga

Si se van a usar unas determinadas especies como condimento, o se toman infusiones de alguna de estas plantas, será aconsejable dejar de tomar durante el mismo día o los días siguientes cualquier planta de este grupo a fin de evitar un excesivo peristaltismo, contracciones uterinas o cualquier otro síntoma desfavorable.

 

Y no olvides que puedes conseguir tu dieta para el embarazo y la lactancia hoy mismo, con la calidad, la tranquilidad y el apoyo de tu dietista-nutricionista . ¡Para que te preocupes sólo de disfrutar de tu bebé mientras crece con la máxima salud!

 

5.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo III. Nutrición Humana en el Estado de Salud. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista