Consejos Dietéticos: Síndrome de Intestino Irritable


0.- INTRODUCCIÓN

sindrome_intestino_irritable_01
Los trastornos digestivos son un grupo de diversas patologías que hoy día afectan a la población y que van más allá de la diarrea o el estreñimiento.

Entre estas patologías, el Síndrome de Intestino Irritable es una en auge en el número de diagnósticos entre nuestra población, por lo que es conveniente estudiar qué es, las posibles causas de su aparición y los tratamientos más utilizados, a fin de tratar de comprender más sobre ella y así poder abordarla del modo más adecuado posible.

 

1.- CONCEPTO

El síndrome de intestino irritable (SII), o síndrome del colon irritable, es una enfermedad recurrente y de tipo funcional, con posibilidad de cronificarse (esto es, perdurar en el tiempo), que afecta al tracto gastrointestinal y que se caracteriza por episodios de dolor abdominal y/o malestar generalizado, así como por cambios en el tránsito intestinal, sin claras causas infecciosas ni patologías morfológicas que lo justifiquen. La presencia de gases en el intestino o de moco en las heces son otros de los síntomas comúnmente padecidos.
Por su parte, los episodios de dolor abdominal suelen desaparecer tras la defecación, no dándose durante el sueño, mientras que las variaciones en el tránsito intestinal suelen variar del estreñimiento a la diarrea, soliendo predominar alguno de estos tipos de forma mayoritaria.

No se conocen bien las bases fisiopatológicas de la enfermedad, si bien se sospecha un importante factor psicológico (siendo considerada, en gran medida, una enfermedad psicosomática), favoreciendo su desencadenamiento situaciones de estrés, ansiedad o depresión.

En cuanto al momento de su aparición, se suele dar en edades tempranas durante la juventud, disminuyendo progresivamente pasados los 60 años, sin estar asociada a futuras enfermedades como consecuencia de su padecimiento.
Su incidencia, por otro lado, es mayor en mujeres que en hombres, si bien ambos sexos lo pueden padecer.

 

2.- TRATAMIENTOS DIETÉTICOS Y NUTRICIONALES EN EL SII

Se cree que el tratamiento nutricional puede ser de ayuda a la hora de afrontar los síntomas de síndrome de intestino irritable.
Modificaciones en la alimentación, así como la toma de determinados alimentos funcionales son algunas de las propuestas que se tienen en marcha. Veámoslas en mayor profundidad:

 

2.1.- CONSUMO DE FIBRA DIETÉTICA

De forma habitual se recomienda un aumento en el consumo de fibra en pacientes con Síndrome del Intestino Irritable, a fin de normalizar y mejorar la motilidad gastrointestinal, aunque, según los estudios, dichas mejoras no son especialmente destacables.
Así, si bien el consumo de fibra no muestra diferencias, en estudios, con respecto al placebo, el uso de ispágula (plantago ovata) sí parece producir efectos más eficaces en la mejora de los síntomas.
El aumento en el consumo de fibra (particularmente la soluble) parece ser más beneficioso en pacientes en los que, entre los síntomas, predomina el estreñimiento, no siendo tan efectivo (o incluso negativo) en casos de diarrea predominante tanto para mejorar el dolor como para una mejora de la distensión abdominal, si bien la incidencia de reacciones adversas del consumo de fibra en el tratamiento del síndrome del intestino irritable es baja e inferior, en general, a las de los fármacos antiespasmódicos recetados para este tipo de enfermedad.
Por ello se recomienda probar su consumo individualmente en cada paciente, valorando sus posibles beneficios.

 

2.2.- USO DE PROBIÓTICOS

sindrome_intestino_irritable_02Parece ser que en pacientes con Síndrome del Intestino Irritable se produce una alteración en la microbiota intestinal, por lo que el uso de probióticos es un método más de tratamiento a la hora de intentar reducir los síntomas de la enfermedad.
Alimento como yogures u otros lácteos con bacterias ácido lácticas son los más estudiados y usados en el tratamiento de este trastorno.
A este respecto, parece ser que el uso de bifidobacterias B. infantis y B. animalis ha mostrado eficacia en el alivio de los síntomas, como se sospecha que podría ocurrir con L. plantarum.

 

2.3.- DIETA DE EXCLUSIÓN

Otra de las estrategias nutricionales utilizadas en el tratamiento del síndrome del intestino irritable es la dieta de exclusión, en la cual se eliminan aquellos alimentos que pudieran empeorar los síntomas padecidos.

Entre ellos, es común la eliminación de alimentos excitantes o irritantes (café, alcohol, cacao, picantes, etc.), especialmente durante los episodios de diarrea o dolor abdominal. Aparte, también se ha estudiado la posibilidad de excluir alimentos como el huevo, el trigo, la leche o los frutos secos, sin resultados concluyentes sobre su posible efectividad. Evitar el consumo de alimentos muy grasos, como los fritos, es otra de las recomendaciones.
Del mismo modo, es común el consejo de disminuir el consumo de alimentos excesivamente flatulentos (determinadas verduras, como algunas crucíferas, así como las leguminosas) en aquellas personas sensibles a los mismos.
Por último, el consumo de bebidas con gas y/o con cafeína también suele restringirse en estos pacientes.

 

2.4.- HÁBITOS DIETÉTICOS SALUDABLES

Aparte de lo mencionado, existe una serie de pautas que favorecerían la reducción de los síntomas durante el padecimiento de un episodio patológico.

Por un lado, aumentar el número de ingestas diarias, reduciendo el volumen de éstas, sería recomendable, lo que reduciría la presión de la luz intestinal (reduciendo el dolor) y favorecería las digestiones.

Evitar comer rápido o en un ambiente poco relajado, donde no se pueda disfrutar de la comida. Del mismo modo, sería recordable poder descansar tras las comidas, lo que favorecería la digestión.

Aparte, sería recomendable que quienes padecen de S.I.I. tengan tiempo suficiente para de dedicar a la defecación, especialemnte en casos de estreñimiento.

Por último, la realización de ejercicio físico, evitando el sedentarismo, es una recomendación generalizada, ya que sus beneficios se dan tanto a nivel físico (mejorando, entre otros, el tránsito intestinal) como a nivel psicológico (favoreciendo una mejora en el estado de ánimo).

 

3.- OTROS TRATAMIENTOS

 

3.1.- TRATAMINETO PSICOLÓGICO

Uno de los principales tratamientos a la hora de abordar el SII es el tratamiento psicológico, si bien muchos pacientes suelen rechazarlo por falta de recursos o por prejuicios sociales.
Parece vislumbrarse que la línea central del tratamiento no debe tratar sobre el manejo del estrés (lo que incluso podría generar aún más), sino centrarse en el manejo de las situaciones que provoquen dicho estrés, ansiedad o nerviosismo, ya sea mediante terapias de aceptación u otras que mejoren la respuesta ante tales contingencias.

 

3.2.- TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

sindrome_intestino_irritable_04El tratamiento farmacológico es otro de los utilizados (si no, el que más) en el síndrome del intestino irritable, con objeto de reducir el dolor y tratar de normalizar el tránsito intestinal, si bien no deberían utilizarse salvo en casos de auténtica necesidad, recordando que ninguno de los fármacos utilizados es útil o lo es totalmente en todos los casos de SII.
Se suelen utilizar principalmente antiespasmódicos y anticolinérgicos, si bien también suelen manejarse comúnmente laxantes, procinéticos o antidiarreicos.
A parte, a pesar que pueda parecer extraño, no es infrecuente el uso de fármacos antidepresivos, con el objeto principal de reducir el dolor abdominal, cuando no de tratar psiquiátricamente a los pacientes.
Por otro lado, también se está estudiando el uso de antibióticos, particularmente interesante de confirmarse el posible sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado de pacientes con SII.

 

3.3.- USO DE PLANTAS MEDICINALES EN EL S.I.I.

mentaSe ha estudiado tambien el uso de determinadas plantas medicinales para mejorar los síntimas de S.I.I., entre ellas el ibéride, el cardo, la melisa, la manzanilla o la menta, observandose una posible mejoría en los síntimas en algunos de los estudios realizados, razón por la cual, y dada la baja toxicidad de estas plantas, sería muy recomendable probar el uso de una o varias de éstas para el tratamiento de los distintos pacientes.
Del mismo modo, se ha estudiado el posible efecto del aceite de menta en el S.I.I., vislumbrándose posibles efectos beneficiosos, si bien en algunos casos aparecían efectos adversos (tales como pirosis, nauseas o vómitos).

 

4.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo I. Bases Fisiológicas y Bioquímicas de la Nutrición. Editorial Médica Panamericana. pp. 177, 247. Mayo 2010.
– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo IV. Nutrición clínica. Editorial Médica Panamericana. pp. 335. Mayo 2010.
– Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica sobre el síndrome del intestino irritable. Manejo del paciente con síndrome del intestino irritable. Barcelona: Asociación Española de Gastroenterología, Sociedad Española de Familia y Comunitaria y Centro Cochrane Iberoamericano, 2005.
– María Angélica Plata Ordóñez, Juliana Lemos Uribe, Beatriz Eugenia Vega Trujillo, Alejandro Gallón Londoño. Factores Individuales, Relacionales y Estilo de Vida en Personas Diagnosticadas con Síndrome de Intestino Irritable. Revista CES Psicología, Volumen 1, Nº1. Enero-Junio 2008.
– Pimentel M, Chow EJ, Lin HC. Eradication of small intestinal bacterial overgrowth reduces symptoms of irritable bowel syndrome. Am J Gastroenterol 2000, 95. pp.3503-3506.
– Drossman DA, Creed FH, Olden KW, Svedlund J, Toner BB, Whitehead WE. Psychosocial aspects of the functional gastrointestinal disorders. Gut 1999; 45 (supl. II). pp. II25-II30.
– Saller R, Pfister-Hotz G, Iten F, Melzer J, Reichling J. Iberogast: a modern phytotherapeutic combined herbal drug for the treatment of functional disorders of the gastrointestinal tract (dyspepsia, irritable bowel syndrome)-from phytomedicine to “evidence based phytotherapy.” A systematic review. Forsch Komplementarmed Klass Naturheilkd 2002; 9 (1): 1-20.

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *