Los Contras de los Alimentos Procesados


INTRODUCCIÓN

procesados_contrasLa industria alimentaria ha evolucionado a lo largo de los años para proporcionarnos alimentos procesados que antes no existían, ampliando la gama de alimentos existentes, permitiéndonos disponer de alimentos más cómodos de consumir, cuya elaboración es mucho menor, que facilitan el cocinado o que están directamente listos para tomar.

Pero el procesado de los alimentos no es exclusivamente positivo, pues puede acarrear determinados inconvenientes que es necesario conocer. Por ello, en este artículo vamos a centrarnos en los inconvenientes de los alimentos procesados presentes en el mercado.

 


1.- PÉRDIDA DE NUTRIENTES CON EL REFINADO

El refinado, común en muchos alimentos procesados y con el cual desechamos ciertas partes para mejorar el aspecto, palatabilidad, etc., del alimento es uno de los primeros inconvenientes que encontramos: reduce el volumen total de nutrientes al ser eliminadas ciertas partes del alimento.

procesados_perdida_nutrientesAsí, un cereal integral que conserva el salvado presenta más nutrientes que un cereal refinado. Del mismo modo, el azúcar blanco, refinado de la remolacha, pierde casi la totalidad de sus nutrientes, dejando de ser un alimento saludable para pasar a ser su consumo perjudicial para la salud.

Algo similar ocurre con los aceites, extraídos de distintas semillas o frutos, y cuyo mayor grado de refinamiento implica un menor contenido en nutrientes y un mayor grado de oxidación.
Es por ello que aceites que no necesiten refinado -como el aceite de oliva virgen extra prensado en frio– presentan más nutrientes y son más beneficiosos para la salud que el de otros que necesitan más tratamientos -como el de girasol o el de colza-, debiendo muchos de ellos ser sometidos a distintos procesos de extracción, filtrado, desodorización, etc.

Como último ejemplo, si pensamos en el refinado de la fruta, al hacer zumo con ella perdemos parte de la fibra que aporta, más aún si desechamos la pulpa.

 

2.- PÉDIDA DE NUTRIENTES DURANTE EL PROCESO DE CONSERVACIÓN

Del mismo modo, al necesitar los alimentos procesados de técnicas que garanticen su conservación, podemos perder nutrientes por determinados métodos -como es en el caso de la pasteurización y otros procesos térmicos-, cuyo tratamiento puede enrancias aceites o dañar valiosas sustancias vegetales.

 

3.- PRESENCIA DE SUSTANCIAS INDESEABLES

Por otro lado, la conservación de los alimentos puede necesitar del uso de determinadas sustancias que, de conocerlas, preferiríamos no consumir.

Ejemplo de ello es el de ciertos conservantes, como los nitratos y nitritos (como el E-249 o el E-250), usados en embutidos, conservas de carne y de verduras, en pescado y marisco congelado o en ciertos precocinados, que si bien son muy útiles para evitar posibles casos de botulismo y favorecer el buen aspecto de los alimentos, su consumo, en cantidades elevadas, puede fomentar procesos cancerígenos, al transformarse estas sustancias en nitrosaminas en el estómago.

procesados_aditivosParecido es el caso de los sulfitos (E-220), muy empleados en la elaboración de vinos no ecológicos (entre otros productos) para evitar la proliferación bacteriana y alargar la vida útil del producto, pero cuyo consumo en grandes cantidades puede provocar dolor de cabeza, náuseas, menor absorción de vitaminas del grupo B…

Otro ejemplo de sustancias que preferiríamos no tener que consumir es el de algunas sustancias utilizadas como antioxidantes, como el E-385, presente en conservas de legumbre, de verduras o en salsas, que ya en bajas cantidades inhibe la absorción de hierro y otros minerales.

Pero esto no es exclusivo de los nuevos métodos: de entre los métodos tradicionales, podemos pensar en el curado, que aumenta considerablemente la cantidad de sal en el alimento, o el ahumado tradicional, que puede aumentar la presencia de sustancias cancerígenas, procedentes de la combustión y arrastradas por el humo hasta el alimento.

Las altas cantidades de sal no son exclusivas de los alimentos curados, y podemos encontrarlas también en carnes procesadas (embutidos, salchichas), precocinados (pizzas, lasañas o sopas instantáneas), salsas (como la salsa de soja)…

 

4.- POSIBLE DESARROLLO DE ENFERMEDADES POR EL CONSUMO FRECUENTE DE ALIMENTOS ALTAMENTE PROCESADOS

Nuestro organismo ha evolucionado durante millones de años adaptándose al consumo de alimentos naturales sin procesar, mientras que los alimentos refinados son relativamente recientes –posiblemente utilizados por primera vez desde el neolítico-. Como hemos hablado, el refinado puede reducir la cantidad total de nutrientes, lo que, a la vez, puede favorecer que otros se encuentren concentrados en mayor proporción, incluso en cantidades anormales en la naturaleza, lo que podría hacer de su consumo frecuente algo perjudicial.

procesados_azucarUn ejemplo de esto podíamos encontrarlo ya en el neolítico, donde la presencia de caries dental era mucho mayor en aquellas civilizaciones o grupos sociales que consumían cereales refinados sin salvado o panes blancos.

En nuestra sociedad actual, tenemos como ejemplo el azúcar blanco, que junto con otros alimentos que lo presentan en altas cantidades (como la bollería o las bebidas carbonatadas), no sólo provoca el aumento de la caries dental ya a bajas edades, sino que conlleva un aumento del riesgo de obesidad, diabetes o incluso cáncer, cuando no de posibles trastornos cardiovasculares.

 

CAMINANDO EN ARAS DE UNA ALIMENTACIÓN MÁS NATURAL

Por todo lo expuesto, es fácil comprender por qué los nutricionistas recomendamos, en general, un consumo mayor de alimentos naturales sin procesar.

Consumiendo alimentos naturales podemos disminuir el consumo de sustancias indeseables y conseguir alimentos con una cantidad mayor de nutrientes presentes de forma natural, además de ahorrarnos tiempo examinando las etiquetas de aquello que queramos comprar.

Por suerte, una rama de la industria alimentaria mejora día a día las técnicas empleadas para así aumentar la calidad final de sus productos –como es el caso de la industria ecológica-, por lo que no todos los alimentos procesados tienen por qué acarrear todas estas contras.

Aun así, volver a una alimentación más natural es una de las metas para las nuevas generaciones, y el primer paso para ello es ser conscientes de por qué es tan necesario.

 

BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo I. Bases Fisiológicas y Bioquímicas de la Nutrición. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo II. Composición y Calidad Nutritiva de los Alimentos. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.

-Manuel Hernández Rodríguez, Ana Sastre Gallego. Tratado de nutrición. Ediciones Díaz de Santos, 1999.

 

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista