Malva


INTRODUCCIÓN

malva_03No es poco conocida la malva (Malva Silvestris), ya sea por su frecuencia en los caminos, las granjas o junto a las carreteras. Y, si no, por el dicho popular  de“acabar criando malvas”.

Pero la malva, más allá de para recordarnos el hecho de la inapelable muerte, es una planta con virtudes nutricionales y medicinales que tal vez pueda ayudar a sabotear las intenciones de las Parcas si éstas tratasen de aprovechar una mala úlcera, la falta de alimento o algún que otro resfriado  para llevarnos al inframundo.

Así que veamos algunas de las características de esta planta y las virtudes que su naturaleza nos ofrece.

ÍNDICE GENERAL:

1.- CARACTERÍSTICAS DE LA PLANTA

La malva es una planta que crece junto a zonas donde el hombre y los animales domésticos viven, con predilección por las montañas frente a lugares de costa o de menor altitud. Puede alcanzar el metro sin mucha dificultad, cuando no, al menos, un par de palmos de altura.

malva_01Su tallo se vuelve algo leñoso al crecer el segundo año y de él nacen las hojas que, separándose sin miedo del mismo, son palmeadas con cinco gajos festoneados.

Las flores de la malva crecen en primavera y en verano, son de un color azul o púrpura, con cinco pétalos bien separados y destacados estambres unidos en un mismo haz en la base de la corola.

Toda la planta es muy rica en mucílagos, cualidad que de por sí la ya la dotan de efectos medicinales.

 

2.- RECOLECCIÓN Y SECADO

La malva es una planta que, para uso medicinal y culinario, puede ser recogida y desecada, o bien usada en fresco.

Las hojas se recolectan tanto en primavera como en verano, si bien debe evitarse coger aquellas con manchas pardas o rojizas, ya que se encuentran infectadas por un hongo típico en las malvas.

Las flores se recolectan en las mismas fechas, debiendo cogerse en días sin humedad, desecándolas rápidamente en esteras o sobre cartón en lugares secos, oscuros y ventilados, siendo indicativo de un buen secado el que conserven su color violeta azulado. Una vez secadas, se guardan en tarros que las protejan de la luz y la humedad.

 

3.- VIRTUDES Y USOS

Hay constancia de que en el siglo octavo antes de Cristo ya se conocía la malva, al menos, como alimento, una de las virtudes de esta planta, con la que empezamos a enumerarlas:

 

3.1.- ALIMENTO NUTRITIVO

malva_02En primer lugar, es necesario mencionar que las hojas de malva son comestibles, si bien hoy día son prácticamente desechada como tal en casi toda la península ibérica (como ocurre con otras plantas del campo que crecen con facilidad y que, por tanto, no son vendidas en los mercados).

Sin embargo, en lugares como Marruecos aún la consumen como un alimento que además presenta ciertos efectos laxantes gracias a su contenido en mucílagos. Por tanto, sería inteligente considerarla un alimento útil para mujeres, niños o ancianos con problemas para ir al baño con frecuencia, recordando, de nuevo, evitar coger aquellas que puedan tener roya.

Su sabor, ya una vez hervidas, es escaso, siendo bastante insípidas, razón por la cual no suelen consumirse sino aliñadas (tras ser cogida fresca, es común hervirla para luego aliñarla con aceite y ajos picados, o bien ser hervida y luego salteada con cebolla y ajo y salpimentada).

Aparte, es conveniente mencionar que sus frutos son también comestibles, gozando éstos de mayor fama, siendo comúnmente llamados “panecicos”, tomados especialmente por niños y jóvenes.

 

3.2.- SUDORÍFICO, Y ÚTIL CONTRA LA TOS Y LOS RESFRIADOS

Una de las principales virtudes de la malva es la de sus flores como aliadas contra la tos, calmando la misma y la irritación de garganta.
Para ello, se utilizan las flores desecadas en infusión, a las que se le pueden añadir hojas de eucalipto (un par) o de borracha (a partes iguales), lo que tiene un efecto sudorífico si se toma antes de acostarse.

Para combatir los resfriados, es útil la infusión de flores de tomillo, flores de malva y pétalos de amapola, a partes iguales.

 

3.3.- EMOLIENTE

Otra virtud que tiene la malva, esta vez de sus hojas, es como emoliente, esto es, para ablandar diviesos y furúnculos, tratar eccemas e incluso heridas de la piel.
Para ello, se utilizan las hojas, tras hervirlas ligeramente, en forma de cataplasma, colocando la misma sobre las zonas afectadas.

 

3.4.- PROTECTOR DIGESTIVO

Las flores, tomadas en infusión, tienen la facultad de proteger las mucosas internas del organismo, los que las hace útiles en casos de úlcera estomacal o intestinal y de gastritis.
Así, es conveniente valerse de dicha infusión si se padecen dolores de estómago o ardores estomacales durante el día o tras tomar alguna comida.

 

4.- PRECAUCIONES

Como hemos mencionado, es conveniente evitar consumir en modo alguno aquellas partes de la malva que puedan estar infectadas por el hongo Puccinia Malvacearum, que provoca esas manchas marrones o rojizas, lo que habrá de tenerse en cuenta a la hora de la recolección.

 

5.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Font Quer, P. Plantas Medicinales, El Dioscórides Renovado. Editorial Península. 13ª Edición. Marzo 2013.

– Sandoval, A. y Donat, J. A Tus Plantas, Alpujarra. Asociación de Mujeres de Órgiva, 3ª edición. Noviembre 2011.

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista