Requerimientos Nutricionales en el Embarazo


INTRODUCCIÓN

embarazo_06El embarazo es un estado fisiológico de gran importancia tanto para la madre como para el futuro recién nacido, e implica unas necesidades nutricionales que irán evolucionando a lo largo del proceso.

Aportar adecuadamente todos los nutrientes tanto durante el embarazo como previamente a éste (siempre y cuando sea posible) mejorará presumiblemente el desarrollo del feto, reduciendo complicaciones o deficiencias que empeoren el pronóstico del embarazo.

Por ello, vamos a atender a los requerimientos nutricionales que se presentarán durante el embarazo.

ÍNDICE GENERAL:

1.- NECESIDADES NUTRICIONALES PREVIO Y DURANTE EL EMBARAZO

Antes y durante el embarazo, así como posteriormente durante la lactancia, la madre verá aumentados sus requerimientos en energía y nutrientes para llevar satisfactoriamente este complejo proceso fisiológico.

embarazo_03Dado que estudios recientes han sugerido que tener un correcto estado nutricional previo a la concepción podría ser incluso más beneficioso para el feto y la madre que el mismo tratamiento dietético durante el embarazo (el estado nutricional previo es uno de los principales factores que influyen sobre el peso del recién nacido, sabiéndose, del mismo modo, que en caso de malnutrición materna la alimentación durante el embarazo, de no cubrir las necesidades, conllevaría un aporte insuficiente de nutrientes para el niño), sería muy recomendable iniciar el tratamiento dietético desde meses antes al momento en el que se plantea la posibilidad del embarazo.

Tener esto en cuenta y aplicarlo adecuadamente favorecerá el correcto desarrollo del futuro niño y reducirá el riesgo que éste tiene de poder padecer determinadas enfermedades derivadas de la alimentación seguida por la madre en la etapa previa a la concepción, durante el desarrollo fetal así como durante los primeros meses/años de vida, por lo que atender al estado nutricional será de vital importancia.

 

2.- REQUERIMIENTOS Y OBJETIVOS NUTRICIONALES EN EL EMBARAZO

De un modo práctico, el objetivo nutricional es alcanzar un peso adecuado para el niño en el momento del nacimiento, asegurando, del mismo modo, un correcto estado nutricional de la madre antes, durante y tras el embarazo que aporten al feto y futuro neonato todos los nutrientes necesarios para una correcta evolución y evitar carencias o posibles enfermedades.

Será así conveniente asegurar una evolución en el peso adecuada (a fin de evitar la obesidad), además de cubrir cualquier posibilidad de déficit en energía, macronutrientes, vitaminas o minerales.
Para ello se toma en referencia los requerimientos nutricionales estimados para la mujer no gestante añadiendo las cantidades necesarias para el proceso de embarazo y de lactación, si bien estos aumentos no son uniformes para todos los nutrientes, pues cada uno de ellos desempeñará su propio papel en el desarrollo de tejidos y en el crecimiento de estructuras corporales.

 

3.-REQUERIMIENTOS DE ENERGÍA

Las necesidades energéticas se verán aumentadas durante el embarazo y la lactancia, incrementándose en torno a las 200kcal durante el embarazo y 500kcal durante la lactancia (en mujeres sanas y bien nutridas) por encima de sus requerimientos estimados, si bien esto dependerá del estado nutricional previo.
embarazo_07El aporte de dicha energía provendrá preferiblemente de los hidratos de carbono en un 50-60%, de las proteínas en torno al 10-15%, y de las grasas en torno al 30-35%.

El peso será representativo, dándose una ganancia ponderal de en torno a los 12-13 Kg durante el embarazo (dependiendo, claro está, del peso previo de la madre, siendo mayor en mujeres delgadas y menor en mujeres con sobrepeso), con un aumento de en torno a los 2-3 kg de grasa materna. Este aumento de grasa se producirá principalmente durante el segundo (47%) y tercer trimestre (42%) de embarazo.

El peso previo al embarazo deberá recuperarse en torno a los primeros seis meses tras el parto (como norma general), habiendo, iniciada ya la lactancia, un coste energético durante estos primeros seis meses que ronda las 650Kcal, disminuyendo a unas 450Kcal durante los seis meses posteriores.

 

4.- REQUERIMIENTOS DE NUTRIENTES ENERGÉTICOS DURANTE EL EMBARAZO

Previo, durante y tras el embarazo, deberá atenderse al aporte nutricional relacionado con los nutrientes energéticos:

Hidratos de carbono: Serán la fuente principal de energía durante el embarazo, y procederá de cereales, arroz y pasta, principalmente, además de lo aportado por frutas y verduras.
Las necesidades de fibra total aumentarán hasta los 28g/día.

Proteínas: Durante el embarazo se precisa un elevado aporte de proteínas a fin de cubrir las necesidades para el crecimiento fetal y uterino, recomendándose una ingesta de en torno a los 71g/día. Así, la cantidad ingerida aumentará en torno a los 11g frente a los requerimientos en mujeres no embarazadas.
Su fuente principal será de origen animal (pescado, carnes, lácteos y huevos), combinaciones de legumbres y cereales, y los frutos secos.

Grasas: Aportarán en torno al 30-35% de la energía total, y procederán preferiblemente de fuentes vegetales ricas en ácidos grasos insaturados de la serie omega-6 y omega-3 (como el aceite de oliva (prensado en frío, preferiblemente), nueces o almendras).
En cuanto a las fuentes de origen animal, serán preferentes aquellas con un buen aporte en omega-3 (importantísimo para el desarrollo cerebral).

 

5.- REQUERIMIENTO DE VITAMINAS DURANTE EL EMBARAZO

Los requerimientos de vitaminas durante el embarazo y la lactancia suelen cubrirse con las aportadas por una dieta rica y balanceada, si bien para aquellas cuyos requerimientos son muy elevados (como el ácido fólico) la suplementación se convierte en una gran ayuda para la madre, más en casos de embarazos durante la adolescencia, embarazo múltiple o con el padecimiento de enfermedades durante la gestación.

Las principales vitaminas cuya importancia aumenta durante el embarazo son:

Vitamina C: La ingesta dietética de referencia (DRI) para esta vitamina es de 85mg/día, recomendándose suplementación en personas con riesgo de deficiencia (fumadoras).
Vitamina B1: La DRI recomienda un aporte de 1’4mg/día.
Vitamina B2: Su recomendación es también de 1’4g/día.
Vitamina B3: La RDI recomienda un aumento de 4mg/día frente a mujeres no embarazadas, alcanzándose los 18mg/día.
Vitamina B6: Su aporte será de 1’9mg/día, debiendo tomar suplementación personas con riesgo, como en adolescentes o en casos de embarazo múltiple.
Vitamina B12: Su aporte será de 2’6µg/día, cuya suplementación será necesaria en caso de seguimiento de vegetarianas estrictas (veganismo) (5µg/día).
Vitamina A: La DRI es de 800µg/día, no recomendándose suplementación.
Vitamina E: La DRI es de 15mg/día.
Vitamina D: Su suplementación sólo se recomienda en personas que siguen un régimen vegano (10µg/día).
Ácido fólico: Desde antes de la concepción ya se recomienda tomar 600µg/día, suplementándose dosis de 400µg/día.

 

6.- REQUERIMIENTO DE MINERALES DURANTE EL EMBARAZO

Del mismo modo, una dieta equilibrada podrá cubrir las necesidades de la mayoría de los nutrientes, si bien en algunos de ellos la suplementación cubrirá las altas necesidades (como en el caso del calcio, el yodo o el hierro).

Los principales minerales cuyo consumo deberá controlarse especialmente durante el embarazo son:

Calcio: La ingesta recomendada para la población española es de 1300 mg/día, si bien las DRIS sólo recomiendan esta cantidad para adolescentes menores de 18 años. Su fuente principal será la de lácteos y derivados.
embarazo_08Hierro: Sus requerimientos se doblan durante el embarazo (de 15 mg/día a 30 mg/día), recomendándose suplementaciones rutinarias a bajas dosis (30mg/día) desde el comienzo del embarazo. Su fuente preferente principal será el hierro hemo de las carnes, cuya absorción aumentará en combinación con alimentos que ayuden a fijar el hierro.
Yodo: En España se recomienda la suplementación con 150µg/día para evitar el cretinismo, variando la ingesta recomendada en torno a los 135-140µg. La RDI se establece en 220µg/día ya desde el principio del embarazo.
Zinc: Se recomienda en torno a los 11-13mg/día, si bien se aconseja su suplementación si se toman suplementos de más de 30mg/día de hierro, dada su interferencia en la absorción.
Magnesio: Según las RDI, sus requerimientos se ven aumentados en torno a los 350-360mg/día, alcanzando los 400mg/día en adolescentes.

 

Y no olvides que puedes conseguir tu dieta para el embarazo y la lactancia hoy mismo, con la calidad, la tranquilidad y el apoyo de tu dietista-nutricionista . ¡Para que te preocupes sólo de disfrutar de tu bebé mientras crece con la mejor salud!

 

7.- BASES BIBLIOGRÁFICAS Y LECTURAS RECOMENDADAS

– Gil Hernandez, A. Tratado de Nutrición, tomo III. Nutrición Humana en el Estado de Salud. Editorial Médica Panamericana. Mayo 2010.

 

Sergio Carmona Torres
Dietista-Nutricionista